Saltar al contenido
computerg

🥇 Cuando The GameCube Cumple Veinte Años, Retornamos A La Consola única, Desacreditada Y Querida De Nintendo

septiembre 18, 2021

Otro año, otro aniversario para Nintendo GameCube, mas conforme llega a su vigésimo año, es bastante difícil no mirar con añoranza a la consola que ha formado tantos recuerdos para los empleados de LaComparacion, pese a sus conocidos inconvenientes de ventas.

De las mejores anécdotas que circulan en Twitter es la de una asamblea de ventas de Nintendo a la que asistió su exjefe de comunicaciones Robert Saunders, quien recuerda la breve emoción de alguien por las cantidades de ventas de treinta y nueve.000 consolas en una semana, que resultaron ser treinta y nueve unidades. en vez de.

Mas pese a la dura competencia de la PS2 y las consolas Xbox originales en torno al lanzamiento de GameCube, aquellos de que tuvimos la fortuna de tener un cubo morado y sus enanos discos giratorios formamos fantásticos recuerdos en el proceso.

Es la consola que produjo ciertos mejores juegos de la temporada, desde Wind Waker y Twilight Princess hasta Super Mario Sunshine, y es solo cuestión de tiempo antes que ciertos mejores juegos de GameCube por último lleguen a las estanterías. Nintendo Switch On line (si bien el GameBoy es lo primero).

Con eso en psique, hemos reunido los aspectos más señalados de la añoranza de LaComparacion por el GameCube descuidado hace mucho tiempo: el bueno, el malo y el algo borracho.

Jess Weatherbed, escritor informático

Yo era una de esas personas que verdaderamente paseaba por la casa con mi GameCube tal y como si fuera un pequeño bolso, mas estimando que solo tenía 7 años cuando salió, seguramente imitaba a mi héroe de la infancia: Tinky Winky de los Teletubbies. Aun conseguí la muy elegante versión Índigo.

Tengo gratos recuerdos de jugar a Mario Kart: Double Dash y Sonic Heroes, mas el que verdaderamente se resalta llegó muchos años después en el momento en que un chaval mayor y guapo me prestó su copia de Resident Evil (remake dos mil dos). Soy un enorme cobarde, mas deseaba desesperadamente que creyera que era excelente, conque me forcé a jugar y me di un temor para toda la vida a los zombies en el proceso. Resulta que era gay y aún no puedo jugar juegos de terror, conque me amedrenté por nada.

Personaje de Resident Evil en una habitación vacía

Resident Evil (remake de dos mil dos) (Crédito de la imagen: Nintendo)

Henry St Leger, editor de noticias y artículos

No es exagerado decir que la patada de GameCube comenzó mi amor por los juegos. Había jugado con ciertas consolas más viejas, una N64 utilizada de una venta de garaje, por poner un ejemplo, mas fue la GameCube la que me atrajo y empezó las sesiones de un día que arruinaron tanto mi juego. Sin mentar las veces que adquirí múltiples controladores y también invité a mis amigos a jugar, ya antes de retornar a lo largo de la semana a fin de que me reembolsaran el dinero de bolsillo.

El inconveniente era tan grave que envolví la caja morada en papel de regalo para poder meterla en el turismo ya antes de unas vacaciones familiares en la costa sudoeste de Inglaterra. Mientras que el resto de la familia festejaba la Navidad en una cabaña al lado del mar y pasaban un buen rato juntos, aun caminando y gozando del campo, supuestamente, saqué mi regalo y pasé horas reproduciendo Super Mario Sunshine por octava vez. No salió bien.

Mario sosteniendo la estrella

Super Mario Sunshine (Crédito de la imagen: Nintendo)

Gerald Lynch, editor en jefe

Mi primera experiencia con un Nintendo Gamecube asimismo fue mi primera experiencia con cantidades excesivas de alcohol. Los progenitores de mi amigo (muy liberales, muy comprensivos) salieron por el día, dejándonos con su Gamecube recién estrenado y una barra de globo recién surtida. Si deseas una receta para el desastre, son 4 adolescentes, un suministro supuestamente inacabable de latas de cerveza Fosters y licor de ron Malibu, y la idea de que cada carrera errada de Super Monkey Ball debe seguirse con un doble golpe.

Teníamos trece o bien catorce años. Se perdió la memoria en un corto plazo, mas recuerdo a un amigo tomando de un cuenco para perros al lado de dicho cánido, y otro cayendo por las escaleras y golpeando un calentador contra la pared. Pienso con su cabeza, mas más seguramente con su trasero.

¡Toma ESO, la imagen pública de la familia de Nintendo!

Leon parado con una pistola rodeado de zombies en Resident Evil 4

Resident Evil cuatro (Crédito de la imagen: Capcom)

Matt Hanson, escritor senior de TI

La GameCube prácticamente me falla en la universidad. En mi último año, cuando debería haber estado estudiando y escribiendo ensayos, jugué Resident Evil cuatro con mi compañero de cuarto en múltiples ocasiones. No pudimos detenernos. Tan pronto como acabábamos un juego, lo volvíamos a cargar. Daba bastante temor, mas el juego era tan bueno, prosigo pensando que es de los mejores juegos de la historia.

Verdaderamente espantoso, abocinado y imbécil, es completamente entretenido de jugar, y la implementación de New Game +, que te deja iniciar con las armas y la moneda del juego que adquiriste en juegos precedentes, prosigue medrando. Te da razones para jugar. Añada Mario Kart Double Dash y WarioWare, Inc.: ¡Mega Party Games! A Dios gracias soy un genio (aparte de ser impresionantemente fuerte), conque me las arreglé para conseguirlo. Mas estuvo cerca.

Personajes de Mario en coches en pista de carreras.

Mario Kart: Double Dash (Crédito de la imagen: Nintendo)

Vic Hood, editor del juego

Jamás tuve una GameCube. En verdad, solo los conocí una vez en la naturaleza, cuando tenía unos catorce años y me invitaron a la casa del amigo de mi novio de entonces para lo que creí que era una noche de travesuras adolescentes. En cambio, vi a mi bella pubescente y a sus hombres jugar a Smash Bros. Cuerpo a cuerpo toda la noche, sin estimar que asimismo podría apreciar jugar, y también ignoré mi existencia.

Cuando pienso en GameCube o bien Smash, pienso en el profundo resquemor que tuve esa noche y en ese comercial de Pokémon Colosseum que jamás salió al aire en la maldita T.V.. Gracias Robert.

Hamish Hector, editor

Même si j’adorais ma GameCube quand j’étais enfant, je pense que je n’avais que trois jeux pour ça – mais cela ne m’a pas empêché de graver des centaines d’heures dans la console pendant que je rejouais ces disques una y otra vez.

Mi preferido de ellos debía ser Luigi’s Mansion, el juego en el que por último le hurtó el espectáculo a su conocido hermano Mario. En la primera salida a solas de Luigi, cambió una plataforma tradicional por la caza de espectros en una mansión horrible utilizando una aspiradora inflada para absorberlos. Debo haberlo jugado cientos y cientos de veces, y hasta hoy, si alguna vez me siento un tanto atemorizado, no puedo eludir lograr el Dyson mientras que tarareo el tema de Luigi’s Mansion.

La mansión de Luigi

Mansión de Luigi (Crédito de la imagen: Nintendo)

John McCann, editor global

Hay una franquicia que creo que es homónimo de GameCube: Mario Party. Mis compañeros de la universidad y pasamos innumerables horas combatiendo por estrellas (y robándolas) para ser coronados vencedores.

Nuestra GameCube, nuestros controladores y nuestros juegos se adquirieron prácticamente en eBay, puesto que nuestra obsesión no empezó hasta 5 años una vez que comenzase la vida de la consola, mas conseguí mi caja púrpura por una buena oferta. acabó a las dos am de un martes inactivo. la mañana me llena de alegría.

Y tratándose de Mario Party, nos hemos transformado en especialistas en minijuegos de cuatro, cinco, seis y siete. Como es natural, ciertas de estas entregas son mejores que otras, mas rodeadas de comida morralla y alcohol en nuestro piso de estudiantes mal alumbrado. acurrucados en torno a un cilindro de rayos catódicos. En la T.V., cuando vimos a Jas hurtar otra estrella injusta de uno de nosotros (el movimiento menos deportivo en el juego), fueron solo buenos instantes.

Ventas baratas de juegos de Nintendo Switch

Mario Party (Crédito de la imagen: Nintendo)

Adam Vjestica, editor de videojuegos

El Nintendo GameCube me enseñó una esencial lección de vida en mi adolescencia: jamás olvides las llaves de tu casa, en especial si tienes prisa por adquirir una nueva consola.

Unos días tras el lanzamiento de GameCube, mi hermano y corrimos a la parada de autobús más próxima en pos de nuestro pequeño cubo morado. Tomar la consola fue algo natural para nosotros; lanzar títulos como Luigi’s Mansion y Super Smash Bros. Melee (que prosigue siendo mi preferido en el programa hasta hoy) quería decir que estábamos a bordo desde el primero de los días, sin preguntas.

No obstante, a nuestro regreso a casa en ese aciago día, mareados por la emoción con lo que estaba por venir, un dolor inenarrable recorrió nuestros cuerpos. Velozmente nos percatamos de que estábamos encerrados fuera de la casa y, para empeorar las cosas, pasarían horas antes que regresaran nuestros progenitores.

La espera duró días. Nos alternamos leyendo y comiéndonos con los ojos el arte de la caja de GameCube para pasar el tiempo, discutiendo a quién íbamos a dirigir en Smash Bros., y también procuramos sin éxito abrir ciertas ventanas con la esperanza de poder entrar. Reposo. A Dios gracias, la Atrocious Waiting valió la pena al final, puesto que GameCube se ha transformado en una de mis consolas preferidas de todos y cada uno de los tiempos.

Mario, Bowser y Link

Super Smash Bros. (Crédito de la imagen: Nintendo)

Daryl Baxter, articulista de software y descargas

Tras muchas mañanas y fines de semana ahorrando dinero para una Gamecube con un giro del papel, la consola por último fue mía. Recuerdo haber comprado GameCube por una razón: jugar a Super Smash Bros. Melee, the Avengers: Endgame de mi niñez, donde prácticamente todos los personajes que interpreté como anteriormente se hallaron y pelearon.

Asimismo fue la primera consola que me hizo darme cuenta de lo bueno que puede ser el modo perfecto multijugador para 4 jugadores, merced a los 4 puertos incluidos en la consola, y al mejor supervisor que Nintendo todavía no ha superado. Cuando 3 amigos y nos reunimos en una habitación para jugar a Smash Bros. Melee o bien Mario Kart: Double Dash, mostró lo bueno que puede ser Nintendo tras batallar con el cambio a 3D con la Nintendo sesenta y cuatro.


Source link