Saltar al contenido
computerg

ūü•á De Qu√© Manera Me Asisti√≥ Shenmue A Soportar El Trauma Infantil

septiembre 4, 2021

Los juegos tienen la capacidad de dejar una impresi√≥n durable en tu vida: pueden llevarte a un instante concreto que fue un punto de cambio para ti. Para m√≠, ese juego es Shenmue, y en ese instante mi mam√° y nos quedamos sin hogar de s√ļbito y ten√≠amos todas y cada una nuestras cosas metidas en carros de compras robados.

Hace unos veinte a√Īos, estaba parado en el rinc√≥n de una calle al lado de carros de compras llenos hasta el borde con bolsas de basura con mis cosas. Todo cuanto ten√≠a a mi nombre, incluidas mis posesiones m√°s valiosas como mi N64 o bien m√ļltiples juguetes de Pok√©mon, estaba acumulado entre mi ropa y mis labores escolares.

Medr√© con un padre soltero, mas hasta ese momento hab√≠amos vivido con su pareja a lo largo de muchos a√Īos. Pr√°cticamente todos los primeros recuerdos que tengo implican que estuvo cerca de una forma o bien otra, mas de s√ļbito decidi√≥ romper con mi madre, y eso quer√≠a decir que deb√≠amos irnos, mas el hecho es que no ten√≠amos a d√≥nde ir.

Fue solo ahora, como un adulto de treinta a√Īos, m√°s o menos de exactamente la misma edad que mi madre en ese instante, que aprend√≠ que su pareja no solo hab√≠a roto con ella, fundamentalmente dej√°ndola sin hogar con un peque√Īo de diez a√Īos. peque√Īa, mas perdi√≥ su trabajo y tambi√©n procur√≥ suicidarse. Siendo peque√Īo, no comprendes el alcance real de lo que pasa, solo sab√≠a que un d√≠a estaba dichosamente sentado en mi habitaci√≥n jugando a Ocarina of Time, y al d√≠a despu√©s estaba empujando un carro de compras robado. juego metido en una bolsa de basura.

(Cr√©dito de la imagen: SEGA ‚Äď AM2)

Un remolino azul

Si bien una amiga de mi madre por √ļltimo dej√≥ que nos qued√°semos con ellos, la situaci√≥n me hizo sentir molesta y molesta. M√°s todav√≠a por las muchas horas que pas√© despu√©s empujando carro tras carro lleno de recuerdos cara el nuevo sitio mientras que recib√≠a miradas extra√Īas de la gente de Edimburgo.

Fue la primera experiencia traum√°tica de mi vida que puedo recordar; que todo cambia de s√ļbito y ver a su madre angustiada no fue simple. Asimismo fue en esta temporada cuando empec√© a sentirme deprimido por vez primera, lo que result√≥ en una baja autoestima y un sentimiento incesante de que era una carga.

Me había llevado un viejo TV CRT y lo había dejado en el piso del almacén en el que estábamos ahora, para poder tener alguna forma de entretenimiento. Todavía hasta hoy, no estoy seguro de si la amiga de mi madre sabía que precisaba animarme, o bien aceptó que había jugado mis juegos de N64 hasta la muerte, mas recuerdo que un día llegué a casa de la escuela y hallé su SEGA Dreamcast conectado a mi TV, y junto a él había una pila de todos y cada uno de los juegos que tenía para el sistema, uno de ellos era Shenmue.

Fue la primera vez que jugu√©, o bien aun escuch√© charlar de Shenmue, y fue el instante de mi ni√Īez en que mi trauma pas√≥ de ser global a manejable.

Ryo entrando en la sala de juegos de Shenmue 1

(Cr√©dito de la imagen: SEGA ‚Äď AM2)

Un planeta Shenmue en expansión

Shenmue, lanzado originalmente en mil novecientos noventa y nueve, es un juego ambientado en la d√©cada de mil novecientos ochenta en el pa√≠s nip√≥n, donde juegas como Ryo Hazuki, un artista marcial que √ļltimamente fue testigo de la muerte de su padre. Tomas las calles de Dobuita (basado en la localizaci√≥n real de Yokosuka, el pa√≠s nip√≥n), preguntando a amigos y extra√Īos si saben algo, tratando de vengar la p√©rdida de tu padre.

Fue uno de los primeros juegos de planeta abierto que recuerdo donde sentí que había tanto que hacer; puedes entrar a las tiendas, charlar con prácticamente todo el planeta, adquirir bebidas en las máquinas expendedoras, recoger juguetes de Sonic de las máquinas de gachapon e inclusive pasar el rato en una sala de juegos donde puedes jugar versiones completas de Hang On y Space Harrier de SEGA, verdaderamente se sintió como paseaba por las calles de el país nipón a su ritmo.

Como todo sucedía en mi vida real, poder formar parte de la vida de Ryo y pasar horas en la sala de juegos, o bien sencillamente gozar del paisaje, me pareció prácticamente terapéutico. Aunque jamás aconsejaría jugar juegos en vez de buscar ayuda real con sus inconvenientes, tener a Shenmue allá cuando lo necesite es una cosa que jamás voy a olvidar.

Rosalie interpretando a Shenmue a principios de la década de 2000.

(Crédito de la imagen: Rosalie Newcombe)

De Dreamcast a PC

Por alguna razón, debimos mudarnos a la casa de otro amigo, mas ya antes de irnos, el amigo de mi mamá me dio su Dreamcast y todos y cada uno de los juegos a fin de que me quedase por siempre, y hasta hoy, es exactamente el mismo Dreamcast que me senté entre mi compilación de juegos, y esta copia de Shenmue prosigue siendo el objeto más apreciado que tengo.

Mi mam√° y por √ļltimo hallamos nuestro sitio para quedarnos, y si bien las cosas no fueron simples, mejoraron. Hasta hoy, los dos miramos cara atr√°s y podemos re√≠rnos de eso: mi mam√° ahora llama a Shenmue el juego del ‚Äúauto negro‚ÄĚ pues eso es lo que recuerda haber escuchado a Ryo decir continuamente cuando viv√≠amos en esa habitaci√≥n. esos a√Īos atr√°s.

Con los 3 juegos de Shenmue ahora libres para ordenador, es todavía más simple probar el planeta de nuevo, en comparación con una temporada en la que solo podía alcanzarlo encendiendo Dreamcast.

Aunque jam√°s voy a poder olvidar este trauma de mi ni√Īez, puedo escoger rememorar la dicha que sent√≠ al descubrir Shenmue justo cuando la precisaba.

  • Bienvenido a LaComparacion ordenador Gaming Week dos mil veintiuno, nuestra celebraci√≥n de la mejor plataforma de juegos del planeta. Pese a la pandemia mundial y la escasez continua de GPU, los juegos de ordenador jam√°s han sido m√°s activos y apasionantes, y durante la semana lo reflejaremos con una selecci√≥n de art√≠culos, entrevistas y recensiones en profundidad. Gu√≠as de adquiere esenciales.


Source link