Saltar al contenido
computerg

🥇 Edge Computing: ¿la Aplicación Asesina De 5G?

abril 12, 2021

5G por último está acá. Muchos de nosotros hemos dado el salto al empleo de teléfonos inteligentes 4G conforme las compañías aprenden sobre el nuevo estándar. El instante no podría ser mejor: ahora hay más de 3 mil millones de usuarios de teléfonos inteligentes en el mundo entero, al tiempo que la cantidad de aplicaciones con gran consumo de datos de las que dependen las compañías jamás ha sido tan alta.

Sobre el Autor

Ravi Mayuram, vicepresidente senior de ingeniería y directivo técnico de Couchbase.

Mas específicamente, ¿qué diferencias notaremos verdaderamente con respecto al 4G? En resumen, 5G promete la latencia ultrabaja y la alta capacidad precisas a fin de que las aplicaciones con empleo intensivo de datos se ejecuten de forma más eficaz. Por una parte, es exageradamente rápido: con 5G, los datos pueden viajar desde el dispositivo a la torre celular y retornar en solo tres milisegundos (en comparación con doce a quince milisegundos para 4G). Esto abre enormes posibilidades para aplicaciones avanzadas. Aunque hemos visto mucho entusiasmo en torno a lo que puede ofrecer 5G, es en una gran parte cierto. La velocidad y la baja latencia de 5G están allanando el camino para la expansión de los automóviles autónomos, por nombrar solo un caso. Los profesionales de la salud pueden utilizar 5G para apoyar los diagnósticos instantáneos de los pacientes, lo que reduce el tiempo que lleva aguardar un resultado. Las posibilidades semejan infinitas.

Los mismos viejos problemas

O bien cuando menos lo hacen teóricamente. Pese a su potencial, 5G solo marcha tan bien como las redes que lo aguantan. Como con cualquier tecnología avanzada, la llegada de 5G a la corriente primordial se ha escalonado. La cobertura de la red prosigue siendo bastante limitada, al tiempo que las compañías todavía se hallan de manera firme en la fase de experimentación, con la salvedad de ciertos primeros usuarios.

Una gran parte se reduce a los datos. Las aplicaciones y servicios compatibles con 5G generan un sinnúmero de datos, y la cantidad aumenta conforme se generaliza la adopción de 5G. El inconveniente con todos estos datos es que las cañerías que los llevan cara y desde la nube y los centros de datos físicos sencillamente no tienen la capacidad para manejar un volumen tan grande de datos. Al tiempo, las promesas de 5G de latencia ultrabaja solo se aplican al « último salto »: el traspaso de la torre de telefonía celular al dispositivo en sí. Mandar datos desde la torre de telefonía móvil a un centro de datos en la nube central puede tardar hasta quinientos milisegundos, y eso es aun antes que tengamos presente el viaje de regreso. Entonces, pese a sus beneficios potenciales, la experiencia 5G todavía puede ser lenta y estar sosten a altos costos de ancho de banda. No hay duda de que a fin de que 5G cumpla sus promesas de comunicaciones de gran velocidad, se precisará un nuevo enfoque.

Viviendo al límite

Nada de esto quiere decir que la 5G está destinada al fracaso. Tras todo, aún estamos en las primeras etapas de 5G y podemos aguardar que las redes mejoren para manejar el nuevo estándar conforme aumenta el empleo. Conforme este proceso toma forma, podemos aguardar que la informática avanzada desempeñe un papel clave.

Si bien las definiciones de computación de borde cambian, la mayor parte lo ve como una arquitectura caracterizada por una arquitectura de nube distribuida compuesta por micro centros de datos locales. En vez de vertebrar las redes cerca de un «núcleo», donde los datos se mandan de forma continua para su procesamiento y análisis, las redes de borde dejan que los datos sean procesados ​​por microcentros de datos en el «borde» de la red. Esto minimiza la necesidad de mandar y percibir datos a un servidor centralizado o bien en la nube, lo que reduce el empleo de ancho de banda y la latencia. Fundamentalmente, trae datos y matemáticas en ese « último salto », la etapa donde se puede sentir el poder real de 5G. En otras palabras, la informática avanzada deja que las aplicaciones aprovechen al límite la tecnología 5G y todo cuanto tiene para ofrecer.

La computación de borde asimismo está bastante bien establecida ahora. Organizaciones de todo género ya han incorporado ideas de TI de vanguardia, ciertas como SyncThink, Molo17 y Doddle, empleándolas para darles una ventaja a nivel competitivo. Por poner un ejemplo, SyncThink aprovecha la informática de vanguardia para impulsar su aplicación ‘EYE-SYNC’, que deja a los profesionales de la salud efectuar evaluaciones instantáneas de daño cerebral de personas que viven en ambientes físicamente desafiantes, como atletas profesionales y soldados.

Una pareja mutuamente beneficiosa

El hecho de que la informática avanzada así sea extensamente empleada sugiere que la adopción extendida de 5G podría ser considerablemente más fluida de lo que sugieren sus onerosas demandas. Y como la informática avanzada está dejando que más empresas empiecen a probar con 5G, 5G por su parte deja a las compañías aprovechar al límite sus implementaciones de borde existentes. La aplicación EYE-SYNC de SyncThink, por servirnos de un ejemplo, es ya una herramienta poderosa. No obstante, si se mejorara con 5G, podría examinar y procesar conjuntos de datos considerablemente más grandes, considerablemente más veloz y con mayor precisión. Como tal, con el advenimiento de 5G, la arquitectura de borde en la que SyncThink y otros han sido vanguardistas se transforma en más que una ventaja competitiva: ahora representa un enfoque de mejores prácticas para la computación moderna que deja una nueva clase de aplicaciones con una resistencia, velocidad y seguridad incomparables. y eficacia.


Source link