Saltar al contenido
computerg

🥇 No Me Importa Lo Que Afirmen Las Recensiones, Mi RTX Tres Mil Setenta Ti Cambió Mi Vida

julio 4, 2021

El elitismo puede ser rampante en la comunidad de juegos de computador. Eso no desea decir que todo el planeta tenga un complejo de superioridad exagerado, mas para lo que fundamentalmente se reduce a un pasatiempo, una enorme minoría de personas puede tomar las cosas demasiado de verdad tratándose de hardware.

Por lo menos esa es mi opinión a este respecto y mi opinión sobre cosas fuera de TI. Desde vehículos hasta teléfonos, jamás he visto la necesidad de tener «lo mejor» de algo solo por diversión, en especial cuando mis demandas son suficientemente bajas. No obstante, hasta hace poco empleé una GeForce GTX mil setenta Ti utilizada, y si bien me sirvió bien, descubrí que había empezado a sobrepasar mis requisitos mínimos (como ruidos bastante desapacibles).

Quiere vs Necesidad

No obstante, actualizar su tarjeta gráfica es más simple de decir que de hacer en estos días. Merced a una mezcla cobarde de criptomineros que adquieren hardware libre para granjas y la escasez mundial de silicio, se ha creado una «tormenta perfecta» que ha provocado que aun las mejores tarjetas gráficas económicas (con años de antigüedad) se transformen en las más buscadas. tras el material en el mercado. Los revendedores tampoco tardaron mucho en subir a bordo para inflar velozmente los costos, solo para verdaderamente poner sal en las heridas.

Como muchos, estaba deseoso por adquirir una Nvidia GeForce RTX tres mil ochenta, enormemente calificada en las revisiones por su genial equilibrio de desempeño y asequibilidad y completamente de las mejores tarjetas gráficas que hallará.

Aunque la Nvidia GeForce RTX tres mil noventa estaba sensiblemente fuera de mi presupuesto antes que los revendedores aun arruinasen el mercado, asimismo la rechacé por el hecho de que me sentiría mal por tener algo tan poderoso en mi plataforma a sabiendas de que la mayor parte de las veces se iba a poner en funcionamiento. The Witcher tres a 1080p o bien instalando modelos Vtubing, en vez de ofrecer un desempeño de 8K.

Resulta que debería haber apuntado todavía más bajo. Aun en nuestra revisión de Techradar, la Nvidia GeForce RTX tres mil setenta Ti no impresionó, consiguiendo solo 3 de 5 estrellas, con un comentario afín por su baja puntuación compartida en otros sitios de medios. Equiparando el RTX tres mil setenta Ti con el RTX tres mil ochenta, el primero fue el próximo paso del segundo que ansiaba, y no daba la sensación de que valiese la pena el dinero que ahorraría.

En este mercado actual donde «los mendigos no pueden escoger», jamás tuve mi RTX tres mil ochenta, en cambio tuve la fortuna de haber probado tanto la Nvidia GeForce RTX tres mil sesenta como la RTX tres mil setenta Ti y verdaderamente me hizo reevaluar ciertas cosas.

(Crédito de la imagen: Nvidia)

El paso de utilizar una desvencijada GTX mil setenta Ti a una nueva RTX tres mil sesenta es un salto mucho mayor de lo que nunca imaginé. No soy ingenuo, sabía que iba a ser una mejora, mas verdaderamente probó que DLSS es esencialmente brujería.

Merced a la escala de IA, pude jugar Cyberpunk dos mil setenta y siete a una buena velocidad de fotogramas, y si bien las capacidades de trazado de rayos de la GPU de nivel de entrada no superan las probabilidades. Poco tiempo, así como mapas más poderosos, no lo hice. Cállate en Minecraft RTX a lo largo de unas semanas.

La RTX tres mil setenta Ti ha sido criticada por muchos como una inversión equivocada dada su situación entre otras muchas GPU, y cuesta un veinte% más que la tres mil setenta para un incremento de desempeño de alrededor del ocho%. Asimismo es solo € cien más económico que el RTX tres mil ochenta si tiene el lujo de ser una pequeña cantidad de dinero, lo que sugiere que es mejor adquirir cualquiera de las tarjetas sin sabor en Ti.

No es que los costos minoristas recomendados establecidos por Nvidia verdaderamente importen ahora. Comienzo a sonar como un papagayo cuando miento lo terrible que es el mercado ahora para cualquiera que intente adquirir una nueva tarjeta gráfica, mas cuanto más dura, más semeja que jamás va a finalizar. En verdad, poner mis manos en mi RTX tres mil setenta Ti fue una mezcla de emociones debido a una extraña sensación de culpa por haber tenido una y la ligera decepción de no haber conseguido la GPU más poderosa que deseaba.

Y después instalé mi RTX tres mil setenta Ti en mi equipo y lo empleé a lo largo de unos días y me dio una nueva perspectiva de las cosas.

Poner un boli en papel digital

Foto lateral de una tableta gráfica Wacom Intuos

(Crédito de la imagen: Shutterstock / Jfanchin)

Acostumbraba a ​​entrar en el arte digital utilizando material prestado, y si bien el RTX tres mil sesenta estaba feliz de ejecutar software como Photoshop, me divertía menos con la representación 3D y la estatua, uno de mis pasatiempos universitarios. El RTX tres mil setenta Ti no solamente me dejó jugar juegos AAA con un elevado nivel de calidad, sino asimismo avivó mi amor por los medios de arte digital por vez primera en años, haciéndome aplicaciones exigentes alcanzables diariamente.

Es bastante difícil deshacerse de la mentalidad de “más números significa mejor todo” que rezuman los juegos de computador, mas me chifla esta GPU. Aparte de cotejar el hardware para mi trabajo, empecé a desactivar las pantallas de velocidad de fotogramas en los juegos, puesto que quedó claro tras una semana que todo cuanto jugaba era precisamente lo que precisaba para divertirme. Todo estaba al límite, mi FPS (lo que fuera en todos y cada título) era fluido, e inclusive podía jugar con el trazado de rayos en los juegos que juego que tenían esta función. Realmente bonito, muy refulgente.

No deseo contar sus estadísticas sobre ciertos títulos populares por el hecho de que eso derrota el punto que trato de conseguir, que es lograr velocidades de cuadro locas o bien cotejar de qué forma se amontonan. Con otras tarjetas de Nvidia o bien AMD que no deberían tener un impacto que termina de divertirse. No lo estaba cuando utilizaba mi patológica GTX mil setenta Ti, y ahora lo estoy, y eso es todo cuanto me importa. Ahora que me he dado cuenta de eso, ¿por qué razón diablos debería actualizarme a un producto más robusto?

Si hubiese rechazado el RTX tres mil setenta Ti en favor de aguardar un RTX tres mil ochenta, no solo habría pagado demasiado por el valor de mi dicha, sino seguramente aún aguardaría hasta el momento en que el stock estuviese libre. Si tiene la fortuna de tropezar con una de las nuevas tarjetas gráficas, le imploro que no piense demasiado en los números. El incremento de desempeño es esencial, mas seguramente menos de lo que cree tratándose de pasar un buen rato.


Source link