Saltar al contenido
computerg

🥇 Satélites A La Deriva Y Transbordadores Kamikaze: Por Qué Razón Los Ciberataques Son Una Enorme Amenaza Para Las Ambiciones Espaciales De La Humanidad

septiembre 18, 2021

Conforme empresas privadas como Blue Origin y Virgin Galactic renuevan con vuelos espaciales completamente pertrechados, los viajes espaciales comerciales empiezan a parecerse cada vez menos a una fantasía.

Por el momento, la exploración espacial está reservada para científicos, ingenieros y millonarios, mas seguramente sea solo cuestión de tiempo antes que los avances en la tecnología empiecen a democratizar el acceso. Y los adjudicatarios van a ser las compañías, como los intrépidos turistas.

No obstante, es demasiado simple dejarse cautivar por las posibilidades del espacio y perder de vista la multitud de peligros. Por poner un ejemplo, un nuevo informe de la compañía de seguridad Kaspersky asevera que la amenaza que proponen los ciberataques a la infraestructura espacial corre el peligro de pasar inadvertida.

Si bien el nivel de amenaza prosigue siendo parcialmente bajo por el momento, el informe pronostica que se espera que el volumen de ataques contra la infraestructura espacial se dispare, con consecuencias potencialmente desastrosas.

“En cada área nueva, la gente se centra en la disponibilidad del servicio ya antes que en la seguridad. La exploración espacial está en esta fase ahora mismo; existen muchos sistemas de forma segura básica o bien sin seguridad ”, explicó Maher Yamout, estudioso senior de seguridad de Kaspersky.

«Quizás la gente crea que no hay peligro para las estaciones espaciales y los sensores pues están ‘fuera de alcance’, mas los ataques ya se están generando».

Un sistema en capas

El informe divide la infraestructura espacial en 3 categorías: segmento de usuarios, segmento terrestre y capa espacial, todas y cada una las que son frágiles a los ataques a su forma.

El segmento de usuarios consiste en los dispositivos y redes que usan los administradores para monitorear las tecnologías incorporadas en el espacio. El papel del segmento terrestre, por su lado, es percibir comunicaciones de satélites y naves espaciales en la capa espacial, como dar instrucciones.

Ya se han identificado intrusiones que afectan a cada una de estas capas. Por poner un ejemplo, en dos mil diecinueve, la NASA descubrió que un actor avieso había comprometido de manera exitosa su red y desplegó una puerta trasera de hardware (en forma de Raspberry Pi) para hurtar información reservado. Y en el segmento terrestre, existe la ocasión de detener el tráfico, lo que podría permitir a un atacante espiar las comunicaciones por satélite y también inyectar tráfico para comunicarse con un virus.

Kaspersky

Una ilustración de los segmentos de usuario, suelo y espacio que componen la infraestructura espacial. (Crédito de la imagen: Kaspersky)

Aunque hoy en día no hay ejemplos conocidos de ciberdelincuentes pirateando de manera directa satélites, las vulnerabilidades en el usuario y los segmentos terrestres se han explotado en un intento de trastocar la senda de vuelo de los satélites en órbita.

“Por diseño, cada pieza de infraestructura tiene puntos de entrada, cada uno de ellos de los que tiene el potencial de crear ocasiones para los atacantes”, afirmó Yamout. “En la Tierra, con todos y cada uno de los avances y nuevas tecnologías, tenemos un nivel parcialmente bueno de protección de seguridad. Mas en los sistemas espaciales, las protecciones son considerablemente más básicas.

“Con la evolución de la tecnología y la ciencia, probablemente visitemos el espacio más que ya antes. La ciberseguridad debe tenerse en cuenta al diseñar sistemas espaciales en todas y cada una de las capas y debe encajar en todos y cada uno de los segmentos y fases de la evolución del dominio espacial.

No importa qué protegida esté la infraestructura espacial, los criminales hallarán la forma de lanzar ataques. El interrogante entonces es: ¿quién y por qué razón?

solo es cuestion de tiempo

En la actualidad, existen parcialmente pocos incentivos a fin de que los actores cibernéticos lancen ataques contra la infraestructura espacial. Con escasas ocasiones de producir ingresos, probablemente solo una minoría de piratas informáticos esté interesada.

El actual panorama del ciberdelito espacial está dominado por actores patrocinados por el estado, nos afirmó Yamout. Estos individuos o bien conjuntos no están allá por dinero, sino más bien por información que podría apresurar la investigación espacial nacional o bien suministrar una ventaja de inteligencia sobre una nación contrincante. En este punto, los ciber-mesnaderos empleados por empresas privadas asimismo pueden participar en actividades de colección de inteligencia ahora.

No obstante, conforme aumenta el número de empresas privadas que operan en el espacio (piense en la minería espacial y las telecomunicaciones, como en el turismo), la puerta se va a abrir a una pluralidad de géneros de ataques, de una gama más extensa de actores.

«Los ciberdelincuentes solo están verdaderamente interesados ​​en el dinero», explicó Yamout. “Una vez que se comercializa el espacio y la tecnología es suficientemente compleja para instalar malware, los criminales pueden incorporar ransomware contra la infraestructura crítica, por servirnos de un ejemplo. »

«Este es un enorme inconveniente, pues la infraestructura en el espacio cuesta mucho dinero y no es moco de pavo de sustituir, con lo que los delincuentes van a tener mucho peso en las negociaciones».

Los fundamentos del ciberdelito son exactamente los mismos en el espacio que en la Tierra. Conforme el dinero fluya cara la industria, probablemente algo asimismo entre en los bolsillos de los ciberdelincuentes.

Aun es probable, afirma, que los hacktivistas y los script kiddies (piratas informáticos apasionados que procuran mejorar su oficio) puedan crear problemas, lanzando ataques perjudiciales que eluden los niveles básicos de protección, si bien solo sea para probar que es posible.

Peor de los casos

En los peores escenarios descritos por Yamout, los ciberataques contra las infraestructuras espaciales van a poner en riesgo vidas humanas, así sea provocando la pérdida de comunicación con la Tierra o bien la pérdida de control de los equipos espaciales.

Las naves espaciales (tripuladas o bien no) dependen en buena medida de las comunicaciones para marchar. Y es posible, por el capricho de un Estado-nación o bien un actor ciberdelincuente, que un transbordador quede a la deriva con consecuencias fatales.

Los ciberdelincuentes que consiguen infiltrarse en el segmento de la Tierra, afirmó Yamout, asimismo podrían establecer «satélites suicidas», que podrían tener la labor de estrellarse contra la tecnología desplegada en la capa espacial (y recortar una línea de comunicación) en el proceso).

En ciertos escenarios, las consecuencias de los ciberataques se van a sentir más seriamente en la Tierra misma. Imagine un escenario en el que un ciberdelincuente puede bloquear las señales emitidas por los satélites GPS, detener viajes, dejar navíos perdidos en el mar y más.

La mejor forma de limitar ataques como este, explica Yamout, es crear conciencia al comienzo del ciclo, con la esperanza de que la industria reconozca la relevancia de no solo crear en el espacio, sino más bien de integrar la seguridad en la infraestructura desde el comienzo.

“La historia prueba que los nuevos dominios frecuentemente empiezan con escasos recursos y capacidades básicos, lo que abre la puerta a una multitud de amenazas cibernéticas”, añadió. «La esperanza es que no vamos a repetir exactamente los mismos fallos en el espacio, la próxima frontera cibernética».


Source link